Vulvovaginitis de repetición

Centre Mèdic d'Ozonoteràpia

La eficacia del ozono para tratar dolores en articulaciones y como terapia antiaging está siendo cada vez más conocida por la sociedad. Otro de los problemas que la ozonoterapia puede resolver es de tipo ginecológico, y se refiere a las vulvovaginitis de repetición. La doctora Gloria Rovira, directora de la unidad de ozonoterapia del Hospital Quirón de Barcelona, nos amplía la información sobre la forma en que la ozonoterapia puede ayudar en el tratamiento de determinados problemas vaginales.

El ozono elimina y previene infecciones

El ozono es un gas conocido por su acción bactericida y fungicida. De hecho muchas plantas potabilizadoras de países europeos, entre ellos España, utilizan el ozono para esterilizar el agua. También se usa como desinfectante en piscinas, y muchos odontólogos recurren a él mientras colocan un implante o intervienen quirúrgicamente a un paciente. De esta manera se consiguen evitar infecciones bucales.

Infecciones vaginales

Un alto porcentaje de mujeres sufre infecciones vaginales que por algún motivo se repiten de forma periódica. El ginecólogo suele recetar un tratamiento con óvulos o cremas antibacterianas y antimicóticas, pero en algunos casos las pacientes no responden bien a los tratamientos y la infección reaparece pasados unos meses. Estas vulvovaginitis de repetición generan malestar tanto en el ginecólogo como en la paciente que no consigue eliminar las molestias que sufre. Además hay que tener en cuenta que la aplicación de antifúngicos irrita y desequilibra la flora vaginal, ya que algunas bacterias necesarias para proteger la zona de la colonización de otras bacterias, desaparecen con estos fármacos y no pueden cumplir su función protectora. Por otra parte, las mujeres que toman antibióticos también sufren el riesgo sé que su flora vaginal se debilite, sea atacada y desarrolle problemas como por ejemplo la candidiasis.


siguiente...

El ozono para erradicar vulvovaginitis de repetición El ozono se aplica de forma intravaginal por medio de un catéter. Este es un proceso indoloro por el cual se insufla ozono en una concentración relativamente elevada, de 40 microgramos de ozono por milímetro de oxígeno. Las pacientes no suelen notar nada, solo algunas de ellas se aquejan de una ligera distensión abdominal. Cuando esto ocurre se disminuye el volumen de ozono introducido. A pesar de esta posible complicación nos encontramos ante un tratamiento muy bien tolerado por las pacientes. Las sesiones necesarias para notar las mejorías oscilan entre las 5 y las 7, y además deben ser diarias. Para aumentar la eficacia se realiza un cultivo vaginal antes de iniciar las sesiones de ozonoterapia, para saber qué es exactamente lo que tiene la paciente. Según el resultado obtenido se receta un tratamiento, no necesariamente con óvulos, y una vez finalizado si iniciará la aplicación del ozono.

Una de las ventajas del ozono es que es compatible con cualquier otra técnica. Cabe destacar que este tipo de terapia es solo recomendable para aquellos casos de vulvovaginitis de repetición, ya que si solo se trata de un problema puntual es mucho más cómodo para la paciente acudir a la farmacia y aplicarse el tratamiento recetado por el ginecólogo. Además, la ozonoterapia para tratar este tipo de infecciones no es válida para mujeres en estado de gestación.


...anterior
Volver

Vulvovaginitis de repetición